Relato porno Mi amiga xxx


Click to Download this video!

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

2.81 / 5 (27 votos)

Mi amiga

Categoría: Trios Comentarios: 0 Visto: 2434 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 14/01/2019, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Todo indicaba que jamás  tendría una experiencia con dos mujeres a la vez, esa fantasía que para muchos hombres es crucial, pero que no está al alcance de todos.

Eso pensaba hasta que mi amiga Valentina con quien he  salido ocasionalmente por bastante tiempo me propuso muy en serio hacer un trío con una mujer que ella había contactado.

Ya lo habíamos comentado antes, pero siempre sentí desconfianza, no de ella, sino de la otra mujer, o que al final no sucediera, porque los hombres aunque queramos parecer seguros y decididos podemos ser más temerosos y prevenidos de lo que demostramos.

Es relativamente díficil encontrar con quién,  yo busqué por mucho tiempo con distintas mujeres y jamás lo conseguí, podría ser que nunca encontráramos alguien que comparta nuestros deseos, eso me daba terror, pero esta vez noté a Valentina segura y decidida, tenía a la indicada  y no tardé en aceptar, ella ya había elegido a la otra chica, una mujer femenina, voluptuosa,  hermosa, con carácter, era una mujer que se ajustaba a nuestros gustos, ya tenía experiencia, aunque definitivamente más que el trío, ella quería tener sexo con mi amiga.

Valentina estaba algo tímida con el plan, yo, algo ansioso, para calmar un poco los nervios, la noche anterior llegué a mi casa a masturbarme con las imágenes y deseos que se hacían en mi mente.

Sólo que esta vez no me enfoqué en tríos o fantasías, me enfoqué  en aquellos recuerdos con Valetina en los que habíamos tenido muy buen sexo y vivido ciertas fantasías.

A la mañana siguiente Valentina me llamó muy temprano y me dijo que iban hacia mi casa, yo estaba excitado, cada vez más ansioso, incluso metí mi mano dentro del pantalón y comprobé que mi pene estaba realmente dispuesto para la función.

Reprimía el impulso de masturbarme en ese momento aunque estaba más excitado que nunca, estaba cerca a vivir algo único, quizás irrepetible.

Un rato más tarde sonó el timbre, eran ellas, venían sonrientes, tranquilas, se veían radiantes, más atractivas que de costumbre, eran simplemente dos mujeres jóvenes, lindas, sexys, estaban calmadas, al observarlas detenidamente  algo sucedió en mí: en lugar de sentirme tímido ante el esplendor de esas dos mujeres, una especie de fuerza interna me invadió, me  sentía seguro de mí mismo, dueño absoluto de la situación como nunca antes.

Las invite a seguir pues apenas si habíamos caminado el pasillo de la entrada, subimos las escaleras, yo en medio de ellas, envueltos en cierta picardía y excitación, algo arriesgado y atrevido las tomé de la cintura y las dirigí a mí habitación.

Abrí la puerta de mi cuarto, una luz tenue, agua y un par de cervezas se veían a la mano, entramos, en ese momento las dos dirigieron su mirada a mi diciendo todo sin pronunciar una palabra.

Suavemente me empujaron sobre la cama avanzaban seguras y deseosas, no sé de qué hablaron antes de llegar pero era innegable su complicidad,  ya en mi cama y frente al espejo, empezamos a besarnos, Valentina se recostó en la parte superior de la cama, con la vista clavada en la otra chica.

Entre la chica y  yo brotaron miradas y caricias que subían de tono, yo tocaba los excelentes senos de Valentina mientras ella acariciaba mi pene, todo iba sucediendo con calma, hasta que la chica abruptamente se acercó a Valentina y le dió un beso largo y apasionado al cual Valentina respondió de la misma forma, sumando la mano sobre la vagina, fue un momento mágico que desencadenó toda la pasión que flotaba en el cuarto.

Los besos entre ellas no eran simplemente apasionados, ni mucho menos tiernos, era lujuria desbordada, algo que yo no había experimentado nunca.

Quería comerme sus labios, los labios de las dos, y no solo los de sus bocas sino los vaginales, quería devorar sus lenguas, quería que sintieran que eran mías por completo.

Estábamos acostados de tal forma, que yo podía observar las reacciones de la chica, quien observaba a Valentina con deseo.

Yo en un arrebato cómplice despojé a la chica  de su blusa y mis manos seguían hurgando en su entrepierna, ella inquieta, apoyándose en mi pecho, hizo lo mismo con Valentina, y fue  así sin más ni más que arrancó de un jalón la falda de Valentina que también sin contemplaciones respondió de la misma forma, luego las dos se enfocaron en mi, y sin planearlo, sin decir una  palabra  ya estábamos  desnudos, llenando de besos y caricias nuestros sexos.

Fluían besos y caricias en una mezcla indescriptible, para ser la primera vez estábamos bastante sincronizados, noté que la excitación estaba al límite, mi pene más duro que  nunca, las dos chicas bastante húmedas literalmente su humedad escurría entre sus piernas y el brillo de sus ojos reflejaba impulsos lujuriosos.

Me aparté de ellas para contemplar la escena lésbica, la chica metió los lindos senos de Valentina en su boca, la devoraba, mientras Valentina excitada le tocaba el clitoris una y otra vez, la chica bajaba del pecho a la entrepierna lentamente, Valentina cerraba los ojos y yo solo podía imaginar que estaba en un éxtasis de placer.

Valentina para sorpresa mía, tomó un impulso, recostó a la chica en la cama y empezó a hacerle sexo oral, pero mientras lo hacía cogió mi pene y la dirigió a su vulva para que la penetrara, y yo lo hice con más fuerza y pasión que de costumbre, ya en esa tónica y con ánimo de no sentirme inferior al reto, me dediqué a provocar a la chica  lamiendo a Valentina mientras ella seguía dándole placer a la chica, puedo decir que besé a Valentina, sus senos, su vagina y su ano como nunca lo había hecho.

La otra chica se levantó y besó a Valentina en la boca con  más fuerza, más impetu, demostrando su deseo y pasión, me tomo la mano e hizo que pusiera mi pene entre sus bocas, fue majestuoso, las dos besaban mi pene con desesperación y gusto mientras se masturbaban.

Nuestros sentidos no paraban de disfrutar, pero el clímax llegó cuando Valentina llevada por lo que sentía me pidió que la penetrara analmente, por supuesto lo hice mientras la chica, nuestra invitada, se acomodaba bajo nosotros, le hacía sexo oral a Valentina y en cada embestida mia, besaba mis testículos.

En lo personal hasta ese punto creo que no faltaba nada, pero la chica quería más, por su experiencia inicio otra etapa, empezó por besarle el ano a Valentina que como ya estaba mojada lo disfrutaba mucho más, la chica la tocaba con las dos manos, la hurgaba por el ano y por la vagina mientras yo hacía que Valentina se comiera todo mi pene.

Luego de un rato así, la chica cogió mi pene con una mano y comenzó a frotarlo en su húmedo clítoris, mientras con la otra mano no paraba de hurgar el ano de Valentina que gemía de placer, a esa altura yo me contenía por no eyacular para no terminar el momento de placer, mientras ellas llegaban o su cuarto o quinto orgasmo.

Aproveche los fluidos que brotaban del sexo de Valentina que sabían delicioso para meter casi toda mi mano en su interior, no podía creer que hubiese dilatado tanto y que lo disfrutara así, estaba feliz, seguía chupando mi pene.

Por la intensidad del ritmo supe que me vendría en poco tiempo, así que saqué de su boca mi pene y contemplé como se acariciaban mutuamente.

Mientras se fundian en un beso y tocaban sus clítoris  yo no resistí más, eyaculé  en sus rostros, nunca había visto tanta leche, tan caliente  salir de mi, pero puedo decir que hubo suficiente para las dos, ellas lo disfrutaron y utilizaron mi semen para acariciar sus cuerpos, estaban tan excitadas que probaron un poco de mi leche, se besaban, lo compartían, con la que tenían  en los dedos seguían masturbándose, realmente estaban encantadas.

Agitados y agotados  seguimos recostados sobre la cama un buen rato más, yo, recargado en el vientre de la chica y  lamiendo los deliciosos senos de Valentina que estaba tirada más abajo acariciando el clítoris de la chica con un rostro de satisfacción única.

Creo que la síntesis es que tener un trío siempre es bueno cuando se impone el deseo el placer sobre los prejuicios.

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Online porn video at mobile phone


xnxx insestome cojo a mi hijarelatos eriticoscojiendome a mi mamarelatos eroticos ilustradosrelatos eroticos para masturbarsecuentos chidosmi maestra xxxrelatos eroticos adolescentesrelatos eroticos analesconfesiones xxxrelatos eroticos padre e hijaorgias analessexo con la amigafollando con el ginecologotoprelatosrelatos eroticos con mi tiorelatos de casadas infielesrelatos eroticos lesbicosrelatos eroticos cinefollando ami cunadarelatos de marquezesexo no consentidosexo en publicoxxx porno virgenxxx zofiliarelatos eroticos tabuporno de tias y sobrinossexo entre madre e hijorelatos eroticos interracialsexo gay con mi primorelatos de sexo gaychicas bailando xxxrelatos eroticos.relatos eroticos realesporno prima y primorelatos eroticos con ninasrelatos gay xxxrelatos eroticos madurosnina relatos eroticossexo con tiomecanicos xxxsexo con mi mamacunadas calientesme cogi a la mama de mi amigorelatos eroticos hijastrarelatos eroticos de violacionesrelatos adultosmadre e hijo insestoxxx bisexualrelatos eroticos eroticoscogiendo ami tiaxxx incestosrelatos eroticos con madurasporno en publicorelatos eroticos con madurasporno .commis relatos eroticosrelatos eroticos comicschantaje xxxrelatos eroticos de inyeccionesrelatos eroticos travestirelatos eroticos lesbicossexo en publicoxnxx insestomi prima y yo xxxme coji a mi hermanasexo incestome coji a mi tiasexo en la oficinarelatos reales de incestorelatos eroticos vecinitarelatos eroticos de doble penetracionsexo madre e hijorelatos eroticos cineultimos relatos eroticosrelatos cortos eroticosrelatos de sexo filialrelatos eroticos de amor filialsexo relato