Relato porno El Verano Intenso xxx


Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.38 / 5 (24 votos)

El Verano Intenso

Categoría: Hetero Comentarios: 0 Visto: 5638 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 20/10/2016, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Encuentro raro que yo, me encuentre escribiendo en un sitio de este tipo, pero creo que la historia que pronto describiré es digna de ser relatada acá, no sé si esto será calificado, o simplemente será leída por otra persona, y si es así! espero que guste, y por qué no!, que caliente y encienda el morbo del lector.

Mi nombre es Joselyne, y corría el verano del año 1991 a mis tiernos 15 años, mi familia planificaba estas vacaciones durante unos meses de anticipación y llegado el día, era motivo de alegría, al encuentro de la aventura y la emoción propia de la adolescencia. Para este verano en particular, a parte de mis padres y mi hermano menor, nos acompañaba mi prima, la favorita de mis primas!, que era como una hermana y mi mejor amiga, a pesar que teníamos 2 años de diferencia.

Todo corría casi normal, con la monotonía de la rutina natural de una familia de clase media, que solo quiere disfrutar los días de relajo fuera del estrés, y en una época de la vida donde todo tiene que ser perfecto, sol, playa, arena, y el mar,, el balneario?,, Ventanas! un pueblo costero de Chile. Hasta ahí todo bien, pero al transcurrir de los primeros días, notaba a mi prima distraída y distante,, el motivo?, un muchacho!, el típico chico de playa, Marcelo, delgado, de cuerpo fibroso, de piel morena, cabello desordenado y una sonrisa que iluminaba todo, y atendía un quiosco, donde vendían, pelotas de playa, lentes de sol, paletas de helado, además tenían el control de las duchas y los baños públicos, y yo, celosa de esta situación, el quitaba la atención  nuestro tiempo juntas con mi prima.

Mi prima una chica linda a sus 17 años, y vale comentar que hoy en día es una mujer muy guapa, de cabello color castaño, de silueta delicada pero con unas piernas y un trasero muy tonificado por producto del vóley que practicaba en el colegio, una carita ya bronceada que por producto del sol se le llenaba de pecas coquetas y asían aún más graciosa y linda su cara, ella, andaba totalmente embobada con el muchacho de este verano, y no, y yo celosa cuidaba de no perderle de vista, hasta ese día donde estábamos recién acomodándonos en la playa con mis padres, los quita soles y las toallas, ella se perdió de mi vista, e instintivamente, ya como acostumbraba mi prima, dirigí mi vista hacia el quiosco, supuse que estaba ahí!, con el!, que mal, ya me sentía incomoda tener que buscarla, y deje que transcurriera el tiempo necesario para salir a su búsqueda. Ya había pasado un poco más de 1 hora, la cual se me fue tirada de espalda al sol, no sentí que hubiese sido tanto, pero al ver que no llegaba fui a su búsqueda, me acerque al quiosco donde en remplazo del muchacho había una señora de mucha edad, gorda, la cual me provoco miedo y vergüenza preguntar por el, me entro la ansiedad de la ausencia y por qué no! El miedo, levante la cabeza dirigí mí vista hacia la orilla de la playa tratando de distinguir su traje de baño que en esa época estaba de moda, de color flúor amarillo intenso,  pero no estaba bañando su cuerpo en el mar, la conocía no podía estar lejos, mire en dirección a la calle donde transitaban mucha gente y vehículos, me dirigía hacia el borde del pavimento, en dirección hacia la calle, quería a cortar camino por un pequeño callejón muy estrecho que solo mi cuerpo delgado caía por ahí, y daba justamente la parte trasera del quiosco, baños y duchas que administraba el mismo negocio, pasaba por ese lugar en particular cuando siento la risa en carcajada de Viviana, mi prima, -¡lo estaré imaginando!- pensé, me detuve y trate de concentrar mi atención a volver a escuchar eso, mientras miraba a mis pies, -ja, ja, ja- si! Exclame,,  es la risa de ella, me incline en el espacio estrecho, el cual estaba tapado entre panderetas y vehículos estacionados, y trataba de despejar del ruido de ambiente, y concentrarme en su risa, y una risa ya más tosca pero de un matiz de varón joven acompañaba a las carcajadas suaves y calladas de mi prima, es Marcelo! Dije a mi interior, apegue mi oreja pequeña de niña, abultada por mi pelo recogido detrás de ella, y mi corazón comenzó a palpitar más rápido de la ansiedad y de los celos que el chico hasta ese entonces provocaba en mí, en mi búsqueda de acomodar mi oído en el punto exacto de donde provenían las voces silenciosas, y en el recorrido apegada a la tabiquería improvisada, sentí una saliente filosa en mi oreja la cual se trataba de un orificio de un clavo errado, y que me permitía ver la escena más impactante, curiosa, mezclada con emoción, y al pasar del rato de acostumbrar a mi ojo a la penumbra de la sombra dio paso a la curiosidad seguida de la excitación. El orificio solo me permitía ver parte del cuerpo de ambos, que comenzaba de sus cinturas hasta un poco más abajo de sus rodillas, podía ver como las manos, del joven acariciaban las nalgas redondas de mi prima y ella repetía las caricias en el cuerpo del muchacho, podía ver como sus cuerpos se juntaban, y se movían rítmicamente, al mismo compás, sus vientres y cinturas, podía oír el eco de los besos apagados de sus labios, y la respiración jadeante de mi prima acompañada de los pequeños quejidos de Marcelo, ahí estaban ellos dos parados frente afrente podía ver el rose de los muslos musculoso del joven, con los muslos tonificados de ella, el empujaba su pelvis al vientre de mi prima y ella le permitía el acercamiento, colocándose de puntilla en forma intermitente, el separaba la costura del traje de baño, del trasero de mi prima permitiéndose, poder meter sus manos dentro, perdiéndose de vista, entre la tela del traje de bajo y por entre los glúteos del cuerpo de ella, y ella, a su vez también perdía sus manos, por detrás de la parte baja de la espalda del joven, dentro del bermuda de Marcelo, el en un movimiento brusco mete su mano más adentro y le dice suave, – estas húmeda-,, – si!- responde ella, con vos silenciosa y entre cortada, sacando una de las manos del interior de Marcelo, y llevándolo al entre  medio de sus piernas,  saca su mano rápida mente de esa zona de su cuerpo y veo como mueve  sus dedos experimentando la suavidad de la humedad que le había detallado el chico, – ji, jiji, ji- ella ríe nerviosa, y pierdo de vista esa mano que creo que la subió para rodear el cuello del joven, el cual responde de un agarrón al trasero de mi querida prima hundiendo los dedos en sus nalgas, ella de una forma instintiva poco preparada sube la pierna derecha, tratando de acomodarla en la huesuda cadera de Marcelo, dejando a mi vista el bulto que se asomaba por debajo del traje de baño del chico, obvio a mis 15 años, si bien no experimentada, y hasta ese entonces, ingenua o infantil, yo tonta no era, podía darme cuenta que ese bulto se trataba del pene erecto del joven que frotaba todo su cuerpo, que enérgicamente respondía a ese estimulo mi prima. Estaban en ese trabajo, cuando escucho la voz de mi prima, decir,, -Hagámoslo por encima-, dando por seguido el acto de empujar al muchacho al otro extremo del bañadero, ampliando un poco más la imagen, en donde él apoya, su espalda en las tablas permitiéndome ver el torso desnudo, su abdomen marcado por su improvisada musculatura, y al tiempo que mi prima bajaba su bermudas, me permitía ver como asomaba su miembro, erguido, rígido, parado y que al tirar el pequeño pantaloncillo hacia abajo, hiso un movimiento de rebote, la cual mi prima detiene con sus manos, pequeñas y delicadas, y a ese efecto el pene, el primer y más hermoso pene que había visto hasta ese entonces, , se veía gigante en las palmas y por entre los dedos de ella, y el efecto de las caricias y el apreté que hace con ambas manos, hace salir un líquido, transparente y de aspecto viscoso, con el cual comienza a jugar y esparcirlo por toda la cabeza, y el tronco del pene,  ella cubre el cuerpo alto y moreno de Marcelo, con el de ella, delicado dejando a mi vista la espalda de Viviana, y su trasero, redondo, joven y tonificado, podía escuchar el jadeo y la respiración acelerada de ella, y podía observar el movimiento que ella ejercía por encima de él, con sus piernas muy juntas, y el arqueo propio del movimiento que producía su tronco y los glúteos del trasero de ella, que frotaba por encima del muchacho se pudo ver como el pene asomaba por entre los pliegues, de las nalgas de ella, incrustado, metido entre sus carnosidades, saliendo del orificio del pene,  en forma repetitiva  ese líquido viscoso, que caía a pequeñas gotas que terminaba por pegarse en las piernas y los glúteos de mi prima, de repente un ¡Hay! Violento por parte del, hace que el ritmo del movimiento de mi prima, baje de intensidad, logro oír un –Me duele-,  que te duele? Responde mi prima, -tu traje de baño, me rosa muy fuerte el pene-, entonces mi prima trata de solucionar en forma rápida la queja de Marcelo, y logro ver que por entre medio de sus piernas en un movimiento de arqueo de sus piernas bronceadas, se logra ver los dedos, finos y pequeños con sus uñas cuidadas, que brillaban en la penumbra, separo la parte baja del calzón flúor del traje de baño hacia a un lado, dejando a la mi vista, los labios vaginales, que también brillaban lustrosos por efecto de su propia humedad, y se podía apreciar como los bellos púbicos rizados tanto de ella como los de él, se acariciaban mutuamente la parte baja se sus genitales, después de apartar a un lado el calzón, ella posa su vagina en el tronco del pene, que no penetraba al interior de ella, pero se podía ver brillante, lustroso bronceado, como satisfacía la ansiedad, inquieta de mi prima, podía ver todo su pene erecto, rozando la zanja rosada que se producía comenzando desde el  botón del ano de mi prima terminando apretujado por los labios vaginales de ella, a horcajadas trataba de ocupar el lugar de donde pertenecía por naturaleza geométrica, pero mi prima evitaba la penetración, y al escapar de la cavidad carnosa de la vaginal terminaba por chocar en las carnosidades del botón del ano, pero ella tenía el control del movimiento, que de suave se transformaba en frenético, y en minutos violento,  volviendo nuevamente a la suavidad de un propia de un cuerpo tierno y delicado, mientras el solo disfrutaba y trataba de controlarla, incrustando sus dedos en las caderas de mi prima, el arqueo su tronco donde mi prima tuvo que acomodarse a la postura de él, lo cual permitió dejar más a la vista toda la vagina en su brillante esplendor, y por parte de Marcelo, me dejo ver toda la plenitud del pene erecto que tomaba  una forma venosa gruesa terminando en una cabeza hinchada lustrosa, rojiza, ella solo frotaba y el comenzó a moverse de forma violenta y obscena, clavándose en los glúteos y de vez en cuando la punta del pene se hundía tanto en la entrada de la vagina como en el botón del ano, hacían ese ejercicio, en una forma rítmica cuando mi prima hace un brinco, y un quejido ahogado en un beso, que expresaba molestia y un dolor placentero se dejo escuchar dentro de la pequeña habitación, interrumpía la escena, los dos quedaron estáticos y mi prima enderezo mas sus piernas, quedando de puntillas de sus pies, el aferrado a los glúteos de las nalgas de mi prima, pregunta con voz muy baja, -Te duele?!-,,  lo cual ella responde con un si ahogado en sollozo,, él relajo las piernas, y hace un movimiento torpe, lo cual mi prima responde con un apurado, -no te muevas!-, el quedo estático por unos segundos, y ella comenzó a incorporarse nueva mente al movimiento, despacio, volviendo a apoyar la planta del pie, por completo a las tablas del piso húmedo del lugar, y seguido doblo las rodillas, el por un acto natural abrió los pliegues de las nalgas, y veo con horror y excitación como el pene se perdía por completo dentro de mi prima, por el ángulo del cual me encontraba, no podía distinguir en donde entraba de esa forma tan majestuosa ese lindo pene que ya se me hacía grato mirar, solo lograba distinguir que el ritmo lo volvió a controlar ella, mezclándolo con quejidos, que de alguna forma los repetía, en mi propia respiración, que de vez en cuando, cerraba mis ojos tocando por instinto mi cuerpo y mi vulva por encima de mi traje de baño que logro notar que al igual que a los amantes, que observaba tan atentamente, estaba húmeda, al tacto, mis bellos púbicos estaban empapados de esta viscosidad, que por algún motivo olfatee y acto seguido, seguí torpemente tocando, e imitando el frote que observaba del pene en la vagina de mi prima, y mis sentidos se desplegaron mi cabeza se abombaba sentía que el corazón estaba metido en mi cabeza, mis piernas tiritaban sintiendo a ratos que perdían fuerzas, temblaba mi cuerpo completo, me agradaba esa sensación de soledad e intimidad, que experimentaba en ese momento, quería más, quería sentirme llena de alguna forma, y quise dar el paso más osado y rebelde contra mi propio cuerpo, metí mi mano directamente al tacto piel con piel con mi vagina, que estaba muy mojada, mis dedos chapoteaban con esta tibia humedad, y podía sentir que mi vagina estaba caliente, directa mente mi palma frotaba enérgicamente el clítoris, y las yemas de mis dedos, rosaban cosquilleaba la entrada de mi ano, nunca antes lo había hecho, tenía miedo de provocarme algún daño si hacia algo más, con lo experimentado ya era suficiente, pellizcaba mi clítoris y siento unas ganas de orinar mezclado con un remezón eléctrico en mi cuerpo, creo haber tenido unas ganas de llorar y reír a la misma vez, a esta altura de mi vida, lógicamente lo que experimente fue un orgasmo, que a ese entonces no entendía, suspiraba muy profundo, y trataba nuevamente de volver a mi ritmo natural de respiración, lo cual hacia forzosamente, con inhalaciones profundas y exhalaba, lentamente, le había perdido la atención a los dos que estaban encerrados ya por mucho rato, había perdido la noción del tiempo, volví a acomodar mi ojo a la improvisada perforación, y tarde unos segundo a acostumbrar a mi vista a la penumbra de la habitación, solo escuchaba los jadeos y los quejidos de ambos que de alguna forma se escuchaban más fuerte, sentía como algo pegaba cachetadas rítmicas, y ya incorporada mi visual, vi como los amantes habían cambiado de posición, ella estaba colgando del cuerpo de él, con sus piernas rodeando fuerte mente las cintura por sobre las caderas del muchacho, y el, a su vez, la sostenía con toda su manota esquelética agarrada del culo redondo de ella, y permitía levantarla y dejarla caer de lleno arriba del pene tieso de Marcelo, ella se dejaba tomar y daba empujones torpes con sus glúteos permitiendo la entrada del pene dentro de su cuerpo,- Eso!- el pene de el donde estaba, había perdido ese detalle del ejercicio que hacían dentro de la caseta, no podía ver bien por el ángulo, del cual me encontraba, cuando un,, -Hooo!!!-,, – Haaa-,,, y gruñidos que el hacía, lo combinaba con el doblar de las rodillas  del muchacho, lo cual permitio que mi prima ese pequeño movimiento del, parapara más la cola permitiendo ver como el lustroso pene entraba por el ano de Viviana, dejando solo los pequeños testículo fuera de su cuerpo, los cuales semejaban tener vida propia ya que se movían solos y el pene grueso pulsaba, ella gritaba para sus adentros cortando el ahogo en besos salivosos, del muchacho, solo alcanzaba a ese instante a ver la barbilla de ella de hundía en los labios de Marcelo, quedan estáticos por un largo rato, ella no se podía separar de él, sus talones que no podía ver, se notaba que aprisionaban la cintura del muchacho y el traba de descansar el cuerpo pequeño de mi prima en sus muslos musculosos, y con el pene siempre dentro de su cavidad anal, que también se notaba brillosa, y mi prima ni dejaba de frotarse su propio cuerpo en contra el cuerpo moreno de Marcelo, un,, -Haaaaaaaa!-,, largo de satisfacción se escapa de la garganta de ella, reflejándolo en el relajo que produjo su cuerpo que estaba tenso, inerte el pene muy inesperadamente cae desde dentro de ella, dejando caer otro tipo de líquido, ya de color blanco y espeso cuajado, de la punta del pene hinchado, y ella, lleva su mano izquierda, por detrás para evitar que escape este liquido, tapando la entrada de su ano con sus dedos, que ya parte de sus muslos y pantorrillas estaban chorreadas, el apurada mente, la le alcanza a sus manos un jarro con agua que sacaba de un balde cercano a ellos y ella a chorros dejaba caer por su vientre para terminar botando a chorros este líquido espeso blanco, mezclado con el agua, suelta un chorro de orina, mientras el pene en forma horizontal apuntaba la frente de ella, deduje que ese líquido que primera vez lo veía, era el semen de él, mientras ella terminaba de lavar su intimidad. Era la primera vez de todo el rato que miraba la cara de mi prima, yo estaba a escasos centímetros de ella solo nos separaba las tablas del tabique, tenía su cara diferente, sus mejillas de un rojo intenso, y sus ojos muy brillosos, con una expresión, muy adormecida, se terminó de acomodar el calzón de traje de baño, y se dio cuenta que el pene estaba a la altura de su cara con aun con gotas de semen asomando lo toma con su mano derecha lo acaricia, y lo dirige a su boca envolviéndolo con sus labios rojos al natural chupando con dulzura la cabeza del pene, pasando su lengua por el tronco del cuerpo del pene, y bebiendo el semen que restaba por caer del interior del miembro, podía escuchar el sonido gutural que producía su garganta al tragar el líquido, que en mi provoco un arcada de asco, lo cual me imagino escucho mi prima por que dirigió suavemente la vista hacia donde me encontraba y logre apreciar que ella por un segundo me observo, me asuste, chille, me sorprendió, como si yo estuviese haciendo algo malo, me sentí culpable, también acomode mi traje de baño, me pare y corrí a donde estaban mis padres, en silencio durante todo lo que resto del día.

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Online porn video at mobile phone


entre hermanos xxxporno con mi madremama e hijo teniendo sexosexo con adolecentesmi prima cachondasexo entre madre e hijaboyerismofollando a mi mejor amigacogiendo a tiarelatos eroticos gay.comrelatos eroticos lesbianasesposas zorrasme follo ami tiafantasias pornoxxx con maestrasse cogen a mi esposasexo con mi abuelarelatos eroticome cogi a mi tiaconfesiones xxxfamilia xxxsexo en oficinarelatos eroticos de marquezerelatos eroticos gaysrelatos eroticos sirvientarelatos eroticos de lesbianasrelatos eroticos de violacionrelatos de incetoentre hermanos xxxsexo con mi doctortia buenotala mama de mi amigo xxxincesto con mi madreme coji a mi hermana dormidarelatos eroticos mi mamaxxx con la mama de mi amigoincestos madres e hijoscuckold mexicorelatos gay sexo sinrelatos eroticos apuestamujer pegada con perrover relatos eroticosxxx porristasrelatos eroticos vecinitabar swingerbruja xxxcojiendo en familiarelatos eroticos gayxxx padre hijacornudos pornorelatos eroticos sexualesmadre e hijo insestorelatos eroticos por el culorelatos eroticos blogprimaxxxporno gay con mi papacunada desnudainfidelidad xxxrelatos eroticos de sexocornudo xxxrelatos eroticos todorelatosxxx en el metroporno entre primosrelatos eroticos tiarelatos eroticos gymforo relatos eroticoscornudos pornosexo oral eroticorelatos eroticos realesrelatos eroticos con mi suegrocogiendo a tiarelatos eroticos sdpami prima en tangacunada cachondarelatos eroticos de mi primamadre y hija xxxxxx mamismadresxxxme follo a mi cunadaamor filial relatos eroticosrelatos eroticos todoporno chantaje